Seguridad en las playas

¿Vas a la playa para disfrutar del día? Estupendo. La opción no puede ser mejor. Pero, por favor, hazlo con cierta cautela: la playa puede ser un paraíso (generalmente lo es), pero también un nido de peligros. Bueno, quizá no tanto, pero conviene tener en cuenta algunos consejos que vamos a darte.

Pero antes que nada, vamos a ver cuál es el protocolo de las banderas de señalización costeras. Ellas, y el sentido común, deben ser nuestro primer indicador de un posible peligro.

banderas en la playa
Fuente de la imagen

Banderas en las playas. ¿Qué significan?

Las banderas suelen ubicarse en puntos estratégicos de la playa, bien junto a un chiringuito o cerca del puesto del socorrista. El color de la bandera nos informa sobre las circunstancias climatológicas y de qué forma estas pueden influir en nuestra seguridad. Las banderas pueden ser de color verde, amarilla y roja, bandera de medusas, bandera de playa azul y bandera de playa negra.

 

Bandera verde

Buena señal. La playa no presenta grandes problemas. Puedes bañarte, nadar, bucear… Si se da alguna contingencia sobre la marcha, los socorristas o las fuerzas de seguridad intentarán informar a los bañistas.

Bandera amarilla

Aquí nos topamos ya con restricciones. Hay que estar vigilantes ante corrientes que, aunque no sean vistosas, podrían dar algún problema durante el día. Es presumible, cuando la bandera amarilla está izada, que las condiciones del mar empeoren. Se permite el baño, pero con mucha cautela, siempre en lugares del mar donde no cubra.

La bandera amarilla se usa también para orientar a los bañistas de que pudiera haber animales o agentes contaminantes que pudieran suponer un riesgo.

Bandera roja

El peligro es más que inminente. Se prohíbe directamente el baño. Vuélvete a casa y regresa mejor otro día, cuando no haya peligro. Ten en cuenta que algunas playas son peligrosas durante todo el año, y por eso tienen siempre izada la bandera roja. En otras la bandera roja es fruto de circunstancias puntuales. En cualquier caso, no te bañes nunca cuando haya bandera roja. Tu vida puede estar en peligro.

Bandera de medusas

Cuando veas una bandera blanca con dos medusas estampadas, ten mucho cuidado en caso de bañarte. La bandera te está alertando de que hay una masa considerable de medusas en el mar. La bandera de medusa suele ir acompañada de la bandera amarilla.

Bandera de playa azul

Esta es una bandera positiva, que le otorga autoridad a la playa que la exhibe. Se trata de un certificado que otorga la Fundación Europea de Educación Ambiental a aquellas playas y puertos que sobresalen el buen mantenimiento de sus instalaciones y por las buenas condiciones ambientales.

Bandera de playas negras

Indica que la playa no es apta para el baño, hasta el punto de que está clausurada hasta que deje de ser un peligro.

Y ahora, algunos consejos de seguridad para cuando vayas a la playa.

Consejos para la seguridad

1 Báñate solo en lugares donde no corra peligro tu seguridad. Fíjate en las banderas de las playas antes descritas. Procura bañarte en zonas habilitadas para el baño. Procura hacerlo donde no te cubra y evita los emplazamientos rocosos o donde la potencia del agua (grandes olas, corrientes indomables, cascadas) constituya un peligro.

2 Entra en el agua sin brusquedad, sobre todo si has comido previamente o si has tomado mucho el sol.

3 Después de las comidas, deja pasar un par de horas antes de lanzarte al agua. Podrías sufrir un corte de digestión.

4 Abandona el agua inmediatamente si te sientes mal y solicita ayuda.

5 Evita tirarte de cabeza. Puede ser divertido, pero puede ser también fatal si chocas contra una superficie dura, por ejemplo una roca.

6 No dejes en ningún momento solo a los niños. La playa es especialmente peligrosa para ellos cuando son muy pequeñitos. Si estás pendiente de ellos, todos lo pasaréis bien, sin sobresaltos.

 

Estos son algunos de los consejos que os damos si vais a pasar un día de playa, pero son válidos igualmente para la piscina, el río, un lago, etcétera. El agua es un disfrute, pero puede ser también un peligro.